Plataforma de gestión cultural para dar respaldo a iniciativas culturales aprovechando los recursos que ofrece la red.

En un proyecto de colegio más participativo, adaptado a las nuevas formas de relación social que ha supuesto la revolución digital, nuestra propuesta cultural, da el salto, y para eso proponemos buscar aliados en el espacio artístico y traer a nuestra región nuevas formas de gestión en las que sea el mundo cultural y la sociedad civil en su conjunto, la que promueva el arte de manera más eficiente y mejor financiada.

Y esto ¿cómo se hace? Nuestra propuesta plantea aprovechar lo que ya hay, plataformas de gestión cultural en red, que permiten seleccionar y financiar proyectos culturales mediante “micromecenazgo”. Nuestro papel, impulsar el arranque de este proyecto colaborando con escuelas, centros de arte públicos y privados, y asociaciones culturales, y poniendo a disposición, junto con otros,  de nuestros espacios expositivos para este proyecto.

¿Cómo son esas plataformas de gestión cultural en red?

Son páginas web que consiguen fondos para causas benéficas/artísticas a través de una red de pequeños donantes.

  1. El artista expone su proyecto con
    • Una descripción del proyecto que quiere llevar adelante.
    • El dinero que necesita para llevarlo adelante.
    • La recompensa que se ofrece por aportar dinero a fondo perdido al proyecto.
  2. Las aportaciones al proyecto se “anotan” pero no se “cargan en cuenta” en tanto no se consigue cubrir el costo total planteado para el proyecto.
  3. La recompensa no es económica (no hay retorno económico), sino relacionada con el proyecto objeto de mecenazgo.
    • Entradas para inauguración/evento
    • Pase privado
    • Visitas guiadas con el autor/autores de la obra… etc

Lo novedoso y más interesante del proyecto, es que permite que el proceso entero sea en una red de iguales, ligado a pequeños contribuyentes que hacen viables los proyectos que la propia red decide, sin depender de grandes mecenas, expertos que evalúen la oportunidad o no del proyecto, no hay gestores, no hay intermediarios, no hay beneficio económico, sino que la recompensa es psicológica. Una vez funcionando crece por sí mismo como una plataforma autónoma, que perdura en el tiempo más allá de vaivenes políticos o económicos.

La Administración pública puede colaborar de distintas maneras, según cómo sea su proyecto cultura.

  • Puede ofertar una red de espacios para que se desarrollen los proyectos.
  • Puede aportar dinero a fondo perdido para financiar parte de algunos proyectos, siendo el criterio de selección que haya conseguido financiación por medio de la plataforma.

El propio proyecto de plataforma cultural se puede financiar mediante este mismo mecanismo.

¿Por qué debemos estar en una plataforma de gestión con otros agentes culturales?
Porque somos parte de esa comunidad, y una parte de nuestro valor profesional es el de estar en esa tierra de nadie que hay entre las necesidades cotidianas de la gente y sus inquietudes culturales. Porque es una de las formas en que debemos hacer llegar a la sociedad nuestro valor añadido como arquitectos.

Marcos de Balbín Pacios¿Por qué debemos estar en una plataforma de gestión con otros agentes culturales?